Los tipos de té

Tipos de Té

Aunque en ciertas regiones está muy incorporado en el lenguaje cotidiano hacer referencia a distintas infusiones como té -oímos decir “convídame un té de menta”, “un té de manzanilla”, “un té de boldo”, etcétera- debemos saber que éstos no son rigurosamente tés, sino infusiones de distintas hierbas o “tisanas”.

Diferentes tipos de Té

Si bien existen diferentes tipos de té, todos provienen de la misma planta, la Camellia sinensis, originaria de China.

Históricamente, los principales países productores de té han sido China, Japón, India, Sri Lanka, Kenia y Turquía, pero día tras día más países producen diferentes tipos de té alrededor del mundo. También Argentina produce té, que dedica mayormente al té helado y saquitos (bolsitas), y en menor proporción a la producción de té en hebras. La mayor parte de esta producción se exporta a otros países, principalmente a Estados Unidos y Rusia. Las variedades de té negro y verde son las más importantes en este país.

Cada país productor elabora distintas clases de té aplicando diferentes procesos a las hojas de la Camellia sinensis, la planta del té, como pueden ser la oxidación, la fijación o la fermentación. Es así que llegan a nuestras manos cientos de tés de diverso origen y características organolépticas (los atributos que apreciamos a través de los sentidos).

Clases de Té por colores

Todos oímos hablar alguna vez del té rojo, del té blanco, verde… pero ¿qué diferencia hay entre todas estas variedades de té? Como dijimos, todas ellas provienen de la misma planta del té, pero su diferencia radica en el proceso que sufren sus hojas dentro de la fábrica a donde se realiza la elaboración. Los principales tipos de té son:

Té blanco
Té verde
Té amarillo o dorado
Té azul (también llamado Oolong)
Té rojo (conocido en Occidente como té negro)
Dark tea o té fermentado (que incluye el puerh)

Es importante destacar que el té posee diferentes compuestos químicos que ayudan a mejorar la salud, provocando bienestar general y beneficios espirituales, ya que actúa de igual manera sobre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Las propiedades del té están presentes en las distintas variedades, aunque algunos tés, por los distintos procesos de elaboración que atraviesan, se diferencian por beneficiar más ciertas condiciones del organismo que otros. En líneas generales, el té contribuye a la salud de la siguiente manera:

  • Protege y fortalece el sistema inmunitario
  • Ayuda a reducir el estrés y combatir las infecciones
  • Ayuda a prevenir las caries y las enfermedades de las encías
  • Combate el proceso de degradación de las células provocado por los radicales libres
  • Ayuda a mantener sanas las arterias, protegiendo contra accidentes cardiovasculares, trombosis y enfermedades cardíacas
  • Colabora en la reducción del colesterol
  • Ayuda a controlar la presión sanguínea
  • Permite mantener bajos los niveles de azúcar, evitando la diabetes y la obesidad

La misma planta, diferentes procesos y tipos de Té

Todos los tipos de té se diferencian en cuanto a la forma de las hojas, al color de las hebras y del licor, al aroma, al cuerpo y astringencia en la boca, entre otros atributos organolépticos. Muchas de estas diferencias dependen de los procesos que se les aplican a las hojas del té en la fábrica.

El té blanco es el menos procesado de todos, podemos decir que es el más delicado de todos los tipos de té. El té negro está completamente oxidado, el azul parcialmente y el verde directamente no atraviesa este proceso. Finalmente, el Dark Tea (como el Puerh o el Hei Cha) sufre un proceso de fermentación. Pero todos, debemos recordar, provienen de la misma planta del té: la Camellia sinensis.

El mundo del té ofrece un abanico de colores para disfrutar con la vista, el tacto, el oído, el olfato y el gusto…. ¿quién dijo que los colores sólo se pueden ver?

Blends de Té

Hoy en día en el mercado podemos encontrar una gran variedad de té de sabores, también llamados blends de té o Tea Blends en inglés. Éstos son mezclas de té con distintos ingredientes como frutas, flores, hierbas, especias y esencias, cuidadosamente seleccionados y combinados para dar una bebida especial para cada persona y para cada momento.

En los blends se utilizan diferentes tipos de té provenientes de distinto origen. Podemos encontrar blends hechos a base de té negro Ceylon (de Sri Lanka), Darjeeling (de India) o de té verde Sencha (de Japón) y Lung Ching (de China). Ocurre lo mismo con los tés blancos, azules, amarillos e incluso con los dark teas.

Inglaterra, por ejemplo, ha creado uno de los blends más conocidos a nivel mundial, el Earl Grey. Éste es una mezcla de té negro con extracto de bergamota.

Cada blend de té se elabora buscando un encanto en particular y esto va a estar dado tanto por la selección del tipo de té base como por los ingredientes. Así, se obtendrá un blend con aroma, sabor y cuerpo especial para cada ocasión.

Video: Tipos de Té

Fuente: “Manual del Sommelier de Té” de Victoria Bisogno y Jane Pettigrew.
Del Nuevo Extremo (2014)

Cómo preparar el té paso a paso

Cómo preparar el Té paso a paso

Hay muchas maneras de preparar el té, a raíz de diferentes tradiciones: los chinos tienen formas particulares de hacer el té, diferentes a las utilizadas en Japón o Corea y también distintas de las formas usadas en Occidente. Sin embargo, donde sea que te encuentres, podés preparar fácilmente té siguiendo estas instrucciones:

¿Cómo preparar el Té paso a paso?

En esta oportunidad quiero compartir cómo preparar el té. Vas a ver que en pocos pasos, podrás preparar el mejor té y en muy poco tiempo!

Para hacer un rico té, y evitar que se ponga amargo, es necesario:

  • Elegir el té especial para la ocasión. Cada momento, cada circunstancia, tiene su té especial.
  • Disponer previamente de los utensilios necesarios: Tetera, infusor, reloj, termómetro, agua a la temperatura justa para el tipo de té seleccionado té, medida (cucharita) o balanza y tazas.
  • Medir la cantidad de té necesaria.
  • Templar la tetera – Ver más abajo el video que muestra qué es templar la tetera.
  • Medir la temperatura del agua antes de preparar el té. Si la misma no es la correcta para ese tipo de té, aguardar a que la temperatura llegue a su nivel adecuado.
  • Colocar las hebras, o el infusor con ellas adentro, en la tetera y verter el agua encima.
  • Dejar infusionar por el tiempo indicado para ese té.
  • Cumplido el tiempo de infusión, quitar el infusor de la tetera y cerrar la tapa. Si colocamos las hebras sueltas en la tetera, es recomendable transvasar el licor para que no se supere el tiempo indicado de infusión.
  • Servir el té en la taza y disfrutar.

Si preparas el té de esta manera, no tendrás necesidad de usar azúcar, edulcorante ni leche para suavizarlo, ya que naturalmente estarás extrayendo los compuestos ricos (sabrosos) del té.

Si quieres aprender personalmente sobre cómo preparar el té, su historia y los conceptos básicos sobre la Camellia sinensis, te invito a participar de nuestro Curso de Introducción al Té que dictamos ONLINE en vivo y de forma presencial en varias ciudades del mundo.

Video: ¿Cómo preparar el Té correctamente?

¿Cómo preparar el Té: La importancia del Agua y el Tiempo

El tiempo de infusión y la temperatura del agua al momento de verterla sobre las hebras del té son fundamentales para la correcta preparación del té. Tanto la temperatura del agua como el tiempo de infusión dependen del tipo de té que se esté preparando. En cualquier caso, un tiempo de infusión demasiado corto, no permite extraer los compuestos solubles que le dan sabor, aroma y color a la infusión. Si en cambio el tiempo es excesivo, o la temperatura del agua es más alta de la adecuada, el té resultará amargo y astringente en exceso.

Cómo preparar el té: reglas de temperatura del agua y tiempo de infusión

  • Té blanco: 75 a 85 ºC – 3 a 5 minutos
  • Té verde y amarillo: 70 a 80 ºC – 1 a 2 minutos
  • Té azul (oolong): 75 – 95 ºC – 5 minutos
  • Té rojo (negro): 75 – 90 ºC – 3 a 4 minutos
  • Puerh cocido: 95 ºC – 5 min

Video: ¿Qué es templar la Tetera?

Fuente: “Manual del Sommelier de Té” de Victoria Bisogno y Jane Pettigrew.
Del Nuevo Extremo (2014).

EL Té Gourmet: Nuevas Oportunidades de Negocios

El Té Gourmet

Lo teníamos un poco olvidado, relegándolo al humilde saquito que se toma en 5 minutos antes de salir a trabajar, o bien como digestivo después de las comidas. Pero sin darnos cuenta ha empezado a abrirse camino entre nosotros, a sofisticarse, y aquí está de vuelta con fuerza renovada: el té.

El té es una bebida milenaria con un riquísimo contenido histórico y cultural. No obstante en Latinoamérica, por diversas razones, si lo comparamos con algunos otros productos gourmet (como el vino) el té aún tiene mucho por crecer.

En países tradicionalmente tomadores de té han empezado a surgir dos tendencias que podrían parecer contrapuestas. Esto también lo estamos empezando a ver en nuestro continente.

A la primera tendencia la podríamos llamar “renacentista”, y se manifiesta en la búsqueda de la máxima exquisitez, refinamiento del paladar, y retorno a la tradición. Aquí encontraremos muchos elementos, incluso innovaciones, pero siempre relacionados a la cultura clásica en torno al té.

Podemos mencionar el creciente abandono del saquito en favor del redescubrimiento del té en hebras de alta calidad de producciones orgánicas, singles estates, la demanda por conocer las ceremonias orientales, el retorno a los clásicos Afternoon Teas de refinado estilo inglés, el surgimiento de blends artesanales desarrollados con aromas y sabores finos y balanceados provenientes de productos totalmente naturales, los nuevos maridajes con productos gourmet, el uso de vajilla refinada y hasta el ingreso de relojes y termómetros para asegurar la máxima perfección en la preparación del té.

La otra tendencia, que podríamos denominar “vanguardista”, se destaca por una renovación en la forma y el contenido de dichos conceptos, expandiendo el té hacia nuevos paradigmas hasta ahora poco explorados. Algunas facetas de esta tendencia son los cócteles con té (preparados con frutas y bebidas espirituosas como vodka o whisky), el creciente ingreso del té en la cocina (en recetas para preparar platos diversos como carnes, postres, helados, etc), maridajes novedosos, como el casamiento del té con quesos, sushi, y hasta el uso creciente del té en tratamientos para la salud, la belleza de la piel y dietas.

Dos opuestos que se atraen.

Quizás valga también para el té algo que dijo Kurt Cobain sobre la música: “La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor.” Se trata de conocer y disfrutar. Esas tendencias en el té que parecen contrapuestas se refuerzan y retroalimentan mutuamente, componiendo ambas el maravilloso mundo del té y haciéndolo crecer. Definitivamente una refuerza a la otra.

Pero finalmente existe una tendencia que no tiene contrapartida, y es la del conocimiento. Ya sea para uso profesional o bien para deleite personal, cada día vemos más gente de todas las edades que decide estudiar y capacitarse en este universo encantador, dado el gran número de oportunidades de negocio en torno al té. Muchos profesionales están en la búsqueda de algo nuevo, de una forma de recuperar la pasión por el trabajo, y definitivamente lo encuentran con el té en una amplia gama de proyectos que se abren día a día.

El mundo del té es inmenso en su cultura. Además, tecnicismos, nomenclaturas, conocimiento empírico, histórico, artístico, mitos, creencias, ceremonias y hasta técnicas de cata más complejas que las del vino son solo algunos elementos de un mar de conocimiento que esta bebida encierra, la misma que ha venido siendo desarrollada por distintos países que le dieron origen, que lo han producido y consumido en el pasado y que lo producen y consumen en el presente.

El mundo del té no tiene límites y está a la espera de nuevos amantes del té y emprendedores que quieran transformar su vida en algo nuevo y excitante.

Esperemos entonces, como dijo Cobain, que el conocimiento produzca en nosotros encanto y pasión, y así el té se convierta en alimento del amor.

#LaCulturaDelTe

¿Qué es un Tea Sommelier o Sommelier de Té?

¿Qué es un Sommelier de Té?

El Tea Sommelier o Sommelier de Té es una persona amante del té, apasionada por esta bebida, que ha adquirido los conocimientos necesarios y la experiencia en la cata, las ceremonias, el protocolo en la mesa, el servicio y la cultura del té para hacer vivir a otros la experiencia de disfrutar del té con una mirada profesional. Si quieres descubrir las sensaciones que despierta el té de forma profesional, y contagiar tu pasión con otros, este es tu camino.

Para saber qué es un Tea Sommelier o Sommelier de Té, primero debemos entender qué significa la palabra «sommelier», y cuál es su historia.

El origen de la palabra Sommelier

La palabra “sommelier”, aunque antigua, también es moderna. Desde que diseñamos y comenzamos a enseñar el curso de Certificación de Tea Sommelier (o curso de Sommelier de Té en castellano), algunas personas nos han preguntado sobre el uso de la palabra “sommelier”. Varios pensaban que se utilizaba únicamente para referirse a los especialistas en vino, por lo que comenzamos a investigar acerca del origen de la palabra. Sorpresivamente descubrimos que la palabra tiene una historia, significado y uso mucho más amplio del que se creía anteriormente.

La palabra sommelier tiene origen en la Edad Media. Es de origen francés y deriva de “somme”, que significa “carga”, asociada al transporte, abastecimiento, almacenamiento y cuidado de bienes valiosos. La palabra española “sumiller” procede de la francesa “sommelier”.

Entonces existían distintos tipos de sommeliers y la palabra se utilizaba para describir diferentes ocupaciones: por ejemplo, el Sommelier de Vinos, era responsable de custodiar la llave de la bodega y los vinos; el Sommelier de Panadería, que se ocupaba de distribuir el menaje, mantelerías, cubiertos y los cuchillos para trinchar las piezas de caza mayor; el Sommelier de Cortina, que era el eclesiástico destinado en palacio a asistir a los reyes cuando iban a la capilla o bendecir la mesa; el Sommelier de Armas, encargado del arsenal del palacio; por mencionar sólo algunos.

Como la lengua está viva y evoluciona constantemente en respuesta a cambios culturales, de estilo de vida, de trabajo, etc., el antiguo término “sommelier” ha sido adoptado en el mundo moderno para designar una nueva ocupación: la del profesional de té.

En los últimos años el término Tea Sommelier o Sommelier de Té ha ganado popularidad en todo el mundo.

El sommelier (o sumiller) de té es un experto conocedor del té, altamente capacitado en su cultura, servicio, cata y maridaje. Es el encargado de seleccionar el servicio de té para una casa de té, salón de té, restaurante, hotel, eventos especiales, etc. Entre sus responsabilidades figuran la selección del té, la gestión de la dispensa, el servicio y el asesoramiento de los clientes de un establecimiento.

Así también, dispone de destrezas necesarias para trabajar como agente libre, ofreciendo sus servicios como maître o conocedor del mundo gastronómico del té, realizando catas, degustaciones privadas y presentaciones. Con este término el té gana un estatus profesional y genera nuevas oportunidades de negocio.

Es nuestra responsabilidad, la de los profesionales del té, contagiar la gran pasión por esta bebida que nos llevó a recorrer este maravilloso camino.

#LaCulturaDelTe

Los valores del té: un regalo a la humanidad

Los valores del té

A lo largo de la historia del té, se han desarrollado muchos valores entre los conocedores y especialistas que lo han elaborado y saboreado. Desde entonces, esos valores han sido transmitidos por los amantes del té de generación en generación. Ahora es el momento de compartir las buenas noticias del té con todo el mundo. ¡Deja que nuestra voz sea escuchada!

Los valores del té a lo largo de la historia

A lo largo de la historia, se han desarrollado los valores del té entre los conocedores y especialistas que lo han elaborado y saboreado. Desde entonces, esos valores han sido transmitidos por los amantes del té de generación en generación.

Algunos de los valores del té se originaron en las culturas que han elaborado esta poción encantadora durante siglos, como es el caso de China. Otros valores surgieron de la filosofía que dio origen a los rituales, como se demostró en Japón. Por otro lado, se están cultivando diferentes valores con la agricultura moderna, que protege el medio ambiente y a los productores. Finalmente, nuevos valores se están ofreciendo en todas partes, como una necesidad de equilibrar el estilo de vida rápido y caótico de nuestro mundo de hoy en día.

Es muy notable la marca indeleble que ha dejado la cultura china al hablar sobre el valor de la paciencia. La mano de obra delicada, las horas, días y, a veces, años de dedicación en los utensilios de té hechos a mano, como teteras y cuencos, demuestran la importancia de la disciplina, el trabajo duro y la experiencia al realizar una tarea.

También podemos ver esa dedicación y trabajo artesanal en la fabricación del té: los productores tienen que preparar el suelo, cultivar y nutrir la planta, luego esperar la estación del año apropiada para cosechar cuidadosamente las hojas y procesarlas según las antiguas tradiciones… ¡puede tomar de cuatro a cinco años para producir la primera taza de té! Todos estos pasos requieren una gran cantidad de dedicación y paciencia; que probablemente muchos de nosotros nunca estaríamos dispuestos a invertir.

Otras culturas, como la India, destacan el valor de la armonía con la naturaleza y con otras personas. La conexión del cuerpo con el alma, ser parte de la naturaleza… El Yoga y la meditación me ayudan mucho a establecer esa conexión. También podemos ver el crecimiento del uso responsable de los recursos naturales y el comercio justo como nuevos valores relacionados con el té.

Los valores del té en Japón se consolidan en su ceremonia, que es un reflejo de su cultura. La ceremonia del té japonesa, Chanoyu, está directamente relacionada con el budismo zen. Se basa en cuatro principios: respeto, armonía, pureza y tranquilidad. El respeto está representado en la actitud que toman el anfitrión y los invitados, en el uso de los utensilios, en la forma en que el maestro prepara el té y en la forma en que los participantes aprecian la bebida.

La armonía tiene que estar presente todo el tiempo en cada movimiento y en la relación de la gente con el entorno. Durante el ritual, los participantes deben mantener una tranquilidad constante para poder conectar su espíritu con la naturaleza, lo que requiere de una purificación previa. El valor de la pureza se simboliza mediante el lavado de las manos y la boca antes de entrar en la casa de té, y representa la pureza del corazón de los participantes.

Los nuevos valores del té

Por último, quiero mencionar los nuevos valores que surgen del estilo de vida actual. El ritmo rápido que tenemos hoy en día nos obliga a estar constantemente pensando en el futuro, a planificar, a estar en la búsqueda de oportunidades … El té, en este sentido, nos anima no solo a volver a los valores mencionados anteriormente, sino también a recuperar el valor de disfrutar del presente y apreciar el tiempo.

Una taza de té es un momento que dedicamos a nosotros mismos, o a los demás cuando invitamos a amigos. Una taza de té nos obliga a estar plenamente conscientes: necesitamos controlar que la temperatura del agua sea la correcta y el tiempo de infusión para hacer la perfecta taza de té. Además, el té exige puntualidad, un concepto valorado en Inglaterra y en otros países consumidores de té.

Del mismo modo, otros países productores de té, como Argentina, contribuyen con un nuevo valor: la pasión. La pasión nos impulsa a hacer cosas que parecían imposibles. La pasión nos empuja a trabajar muy duro para superar las dificultades y crear cosas nuevas: nuevas formas de producir té, nuevos blends de té y nuevas experiencias.

Los valores del té son las joyas de la humanidad: pasan de un país a otro, de generación en generación, de cultura en cultura y atraviesan el tiempo.

Paciencia; armonía con la naturaleza, con nosotros mismos y con otras personas; respeto; pureza; tranquilidad; puntualidad; pasión… Todos estos valores ayudan a construir la cultura del té. El té nos da la oportunidad de cultivar estos valores para hacer un mundo mejor para nosotros mismos y para las generaciones futuras.

#LaCulturaDelTe

Read Victoria´s article in English at World Tea News >>

¿Qué es el té? Todo sobre la Camellia Sinensis

hojas de té

En este artículo te contamos qué es el té, de donde viene, cuantos tipos de té existen y otros datos interesantes sobre esta bebida tan popular proveniente de la Camellia sinensis.

Qué es la Camellia sinensis

La Camellia sinensis es la planta que le da origen al té. Todos conocemos la bebida que es parte protagonista de muchos desayunos y meriendas en el mundo, pero ¿sabes realmente qué es?

El té es la infusión de una planta originaria de China llamada Camellia sinensis. Se conocen tres sub-especies autóctonas de distintas regiones.

China: Camellia sinensis sinensis
India: Camellia sinensis assamica
Camboya: Camellia lasio calyx

De las tres variedades, la Camellia sinensis y la asámica son las más utilizadas en todo el mundo para elaborar el té.

También los derivados de la cruza heteronénea (cruza natural) de estas sub-especies dan origen a varietales y cultivares.

Tipos de té (y sus colores)

Todo lo que denominamos “té” está elaborado con hojas y brotes de distintos varietales de la misma planta: la Camellia sinensis. De esta planta se obtienen todas las variedades, que se agrupan en 6 familias:

  • té blanco,
  • té verde,
  • té amarillo,
  • té oolong,
  • té negro,
  • té fermentado o dark tea.

La profesión que estudia el té, su servicio y maridaje, es la del Sommelier de Té, es una profesión con una creciente demanda en el mercado dado el aumento en el consumo e interés por la Camellia sinensis en el mundo. El té tiene maravillosas propiedades que lo hacen más interesante a la hora de elegir una bebida saludable.

¿Cuál es la diferencia entre un té y una infusión?

Esta es una pregunta que me la hacen a menudo. Existe una gran confusión acerca de qué es el té y a qué deberíamos llamar infusión.

El té es una infusión, pero no todas las infusiones son té. Llamamos té únicamente a la infusión de la planta Camellia sinensis que tiene origen en china.

La infusión de otras plantas como la menta, la manzanilla o el rooibos no deberían llamarse té, sino tisanas o infusiones en general.

Tés de origen y blends

¿Qué diferencia hay entre los llamados «tés puros» y los blends de té?

Como sucede en el vino, en el mundo del té existen dos grandes categorías, en función de su composición y diseño: los tés de origen y los blends.

Los tés de origen son los que vienen de una región o área determinada y no tienen ningún agregado. Los conocemos con el nombre de la región donde se producen (como el Yunnan) o por su nombre de fantasía (como el Lung Ching, que signi ca “pozo de dragón”).

Los blends son mezclas de distintos tipos de té, o mezclas de té con frutas, especias, esencias y flores, cuidadosamente seleccionadas y combinadas para dar una bebida con aroma, sabor y cuerpo especial para cada persona, para cada momento, con un encanto particular.

Desde épocas inmemoriales y con diversos objetivos, ya sea en la comida, en la fabricación de materiales y en el campo de las ideas, el hombre ha venido mezclando elementos distintos, para lograr a partir de ellos, otros nuevos.

A pesar de lo antiguo de la actividad de mezclar, y a diferencia de otros ámbitos, en el mercado del té, el blending se ha venido manteniendo extremadamente oculto, y aún hoy son muy pocas en el mundo las personas que se han decidido a enseñar con honestidad y profesionalismo sus conocimientos adquiridos. Algunos ejemplos de blends son:

Earl Grey: té negro con extracto de bergamota
English Breakfast: Una mezcla de tes negros de Assam, Ceylon, Kenya y a veces incluye Keemun.
Russian Caravan: una mezcla de Keemun y Lapsang Souchong.
Queen Victoria: un blend mío de té negro, extracto natural de verbena y pétalos de rosas.

Cómo se prepara el té

Como te contaba más arriba, existen cientos de infusiones de diferentes plantas, cada una con su forma especial de preparación.

Cuando hablamos del té, siempre nos referimos a la infusión de la Camellia sinensis (la planta del té).

¿Cómo se prepara correctamente? Existen muchas formas y estilos de preparación de té. En China, suelen usar agua muy caliente y realizan infusiones muy cortas (de apenas unos segundos). En Japón, preparan el té verde con agua más fría de lo habitual, mientras que en Marruecos usan agua hirviendo y trasvasan el té de la tetera al vaso varias veces, agregando azúcar para bajar el amargor.

En Occidente, invertimos varios minutos en la infusión, en proporciones de té y agua más diluidas que en China. Cada tipo de té se prepara de una forma diferente. Según su familia o variedad, usaremos agua más caliente o más templada.

Aquí te voy a indicar las reglas que sugiero para la preparación de los distintos tipos de té en el mundo occidental:

Muchas veces, me preguntan si está bien agregar leche, azúcar o limón al té, y mi respuesta siempre es la misma: si vamos a hacer una cata técnica, no debemos agregar absolutamente nada, ya que cualquier cosa que agreguemos modificará nuestra percepción sensorial del té. Pero cuando se trata sólo de disfrutar, vale que le agregues al té lo que más te guste.

La taza de té perfecta

Pasos para preparar un buen té

  1. Elegí el té especial para la ocasión. Cada momento, cada circunstancia, tiene su té especial.
  2. Prepará previamente todos los utensilios necesarios: tetera, tazas, infusor, reloj de arena, termómetro, cucharita para medir la cantidad de té, agua a la temperatura justa para el tipo de té seleccionado y tu té.
  3. Medí la cantidad de té necesaria. Para preparar el té en hebras, debés utilizar una cucharadita de té por cada taza que prepares.
  4. Controlá la temperatura del agua antes de preparar el té. Si la misma no es la correcta para ese tipo de té, aguardá a que la temperatura llegue a su nivel adecuado. 
  5. Colocá el infusor (con las hebras adentro) en la tetera y vierte el agua encima. 
  6. Comenzá a medir el tiempo. Dejá infusionar por el tiempo indicado para ese té. Te recomiendo que utilices un reloj de arena para medir el tiempo.
  7. Cumplido el tiempo de infusión, quitá el infusor de la tetera y cerrá la tapa. Si colocaste las hebras sueltas en la tetera, es recomendable que trasvases el licor para que no se supere el tiempo indicado de infusión. 
  8. Serví el té en la taza y ¡disfrutá! 

Si querés aprender más sobre esto te invito a sumarte a nuestro curso de Introducción al Té en el que aprenderás a preparar correctamente el té my muuucho más!!!

Lo más importante para preparar el té

A la hora de preparar un rico té, lo más importante es que cuides estos 4 detalles:

1. Elegir bien el té.

Cada té tiene sus características sensoriales que lo hacen más adecuado para un determinado momento del día o para un estado emocional. 

Existen tés que ayudan a relajarnos, otros a aumentar nuestra energía, otros que favorecen la digestión, etc.

2. Infusionar el té con agua a una temperatura adecuada.

Como vimos antes, cada tipo de té se prepara con una temperatura especial para ese tipo de té. Si utilizamos una temperatura que no es la adecuada, arruinaremos nuestra experiencia.

3. Infusionar por el tiempo adecuado.

Al igual que con la temperatura del agua, el tiempo de infusión (el tiempo en que las hojas del té permanecen en contacto con el agua) es determinante para obtener un rico té.

En nuestro Curso de Introducción al Té enseñamos los detalles de la correcta preparación 😉

4. No dejar las hojas sueltas en la tetera.

Las hebras de té deben colocarse en un infusor, que nos permitirá retirar las hojas del agua una vez cumplido el tiempo de infusión. Sin este instrumento se hace muy difícil preparar correctamente el té.

5. Selecciona una vajilla de té adecuada.

La selección de la vajilla es muy personal, sin embargo, hay tés que recomendamos preparar en tetera de porcelana (como los tés blancos) o tetera de arcilla (como los oolongs y puerhs).

Sin embargo NUNCA te recomendaré utilizar una tetera de hierro. Por qué? te lo cuento mejor en este video:

VIDEO: Tipos de teteras

Recordá que a la hora de seleccionar la vajilla para preparar el té, también es muy importante tu gusto personal y que la tetera te quede cómoda.

Nos quita elegancia manipular una tetera que nos resulta demasiado pesada. También nos quita gracia utilizar una tetera que nos queme la mano al sostenerla.

Probá con distintos estilos, materiales y formas ¡y quedate con tu tetera favorita!!!

VIDEO: Variedades de Camellia sinensis

El té se elabora a partir de las hojas y brotes de la Camellia sinensis que crece en plantaciones en distintas partes del mundo.

Cada plantación o cada región productora tienen características únicas que forman el terroir o terruño del té.

Crece en regiones de clima tropical y subtropical (cálido y húmedo), pero también se adapta a otras condiciones climáticas con inviernos crudos.Históricamente, la planta de té se ha cultivado en Oriente, principalmente en China y en Japón. Luego se fueron incorporando a su producción otros países como India y Sri Lanka.

Las plantaciones o campos de té son grandes extensiones de un color verde esmeralda muy hermoso. Sin embargo, como vimos antes, el color de las hojas de la Camellia sinensis puede variar según su genética.

La planta de la Camellia sinensis da frutos que contienen las semillas que dan origen a las nuevas plantas.

Árboles de Camellia sinensis

La planta del té es perenne y puede llegar a convertirse en árbol, pero se la suele mantener en forma de arbusto para facilitar la cosecha de sus hojas y brotes.

En el sur de China, en particular en las provincias de Yunnan y Guangdong la Camellia sinensis crece de forma salvaje (es una especie nativa) sin intervención del hombre.

Así es como se han formado bosques de árboles de té de cientos de años. Se cree que muchos árboles de té tienen más de 2000 años de antiguedad.

VIDEO: Bosque de árboles de té en Yunnan, China

La historia de la Camellia sinensis

Existen muchos mitos y leyendas en torno al descubrimiento del té. Sin embargo, sabemos que el té tiene origen en China, donde se lo conoce y disfruta desde hace miles de años.

Cuenta la leyenda que la Camellia sinensis (la planta del té) fue descubierta por casualidad por uno de los emperadores más famosos y míticos de la antigua China: Shen-Nung.

Esta historia cuenta que Shen-Nung salió a pasear por el jardín de su palacio, y cuando se sintió cansado se sentó bajo un árbol.

Cuando le acercaron un cuenco con agua caliente para saciar su sed, el viento hizo que unas hojas del árbol cayeran dentro del cuenco del emperador.

Sin importarle, Shen-Nung probó la bebida, lo que lo hizo sentirse refrescado y con el cuerpo relajado, a la vez que su mente se vio alejada de todos sus problemas.

Así es como se cree que Shen-Nung descubrió el encanto de esta bebida. A partir de ese momento, hizo preparar la infusión de las hojas de ese árbol (el del té) para él.

VIDEO: La historia del té

El origen de la palabra «té»

Lu Yu, conocido como el santo patrono del té, en su libro Cha Ching, escribió sobre el origen del caracter chino del té, y sobre de las numerosas palabras usadas para denominarlo.

En el primer capítulo, Lu Yu escribió: “Su símbolo: podría venir de la palabra hierba/pasto (chá) o de árbol/madera (tú) o de la combinación de los dos.”

Según las regiones del mundo en las que se produce y se consume el té, recibe diferente nombre.

En Macao, una región de lengua mandarina y cantonesa, cerca de la isla de Hong Kong, la voz local para el té era cha, y todos los que hablaban mandarín o cantonés usaban esa palabra, por ejemplo:

  • En China se llama chá (茶)
  • En India recibe el nombre de tschaj o chai. .)ياش(
  • En Arabia, shay
  • En Rusia se llama caj o chay (чай)

En la provincia de Fujian, China, la palabra té se pronuncia “tay”, que es donde la aprendieron los holandeses quienes la llevaron a Europa, convirtiéndose en:

  • Tay en Irlanda e Inglaterra.
  • Tee en Alemania.
  • Thé en Francia.
  • Té en España.
  • Finalmente, en Inglaterra, la palabra sufre una transformación de Tay aTea.

El consumo del té

El té es la primera bebida consumida en el mundo después del agua. Esto significa que lo que más se bebe en el mundo es el agua, y luego el té.

El té es una infusión, por lo tanto contiene agua. Para preparar un té, las hojas de la Camellia sinensis se colocan durante un tiempo determinado en agua caliente para que se produzca la infusión, y luego se retiran del agua. En ese tiempo de infusión, los compuestos solubles de las hojas del té pasan al agua, con lo que conseguimos la infusión que llamamos té.

En el siguiente gráfico te muestro la distribución del consumo del té en el mundo. Las cifras están expresadas en libras.

Tanto la producción como el consumo de té vienen creciendo de forma sostenida desde hace más de una década.

La compañía Persistence Market Research (PMR) ha publicado una predicción de crecimiento anual del 5% del consumo global de té hasta el 2024.

El TechSci Research sostiene que habrá un aumento del 15% anual del consumo global de té orgánico en los próximos 5 años. La realidad es que en los últimos 2 años el aumento no fue tan drástico, pero sí fue sostenido.

Con la pandemia del Coronavirus diversos reportes del mercado han demostrado que el consumo de té aún sigue creciendo en 2020 gracias a las propiedades del té beneficiosas para la salud.

Además, el consumo del té viene aumentando sostenidamente en todo el mundo porque:

  • Es tendencia el movimiento gourmet que abre nuevos nichos de mercado como el té en hebras de alta gama y los blends (saborizados) para iniciar nuevos negocios de té.
  • Aumento del consumo responsable: los consumidores miran cada vez más las etiquetas, a la gente le importa de dónde vienen los productos, si están libres de plaguicidas, si son socialmente responsables o si son amigables con el medio ambiente. El té de calidad puede ofrecer todas estas características.
  • Es una bebida saludable y sin calorías. Tiene comprobadas propiedades para la salud.
  • Preferida por la gente joven.
  • Posee una gran herencia cultural oriental (a través de las ceremonias china, japonesa, coreana, etc) y la inglesa (el five o´clock tea).
  • Nos ofrece elegancia y glamour.

¿Y vos, por qué te gusta el té? Te invito a compartir tu opinión en nuestras redes sociales!

Victoria Bisogno

#LaCulturaDelTe

La Cultura del Té: De la tierra al espíritu

La Cultura del Té

A menudo usamos la palabra cultura para referirnos a distintas cosas y situaciones, ya que el empleo de la misma se ha ido extendiendo en nuestro lenguaje abarcando nuevos conceptos que en su origen no tenía.

El término cultura proviene del latín cultus que a su vez deriva de la voz colere que significa “cultivar la tierra”. En sus orígenes se usó para designar una parcela de tierra cultivada y, luego, fue cambiando su significado al de la acción del cultivo de la tierra.

Posteriormente, con el paso de los años, la palabra cultura fue adquiriendo una connotación metafórica, y fue evolucionando su concepto desde la práctica del cultivo de la tierra (que es la agricultura) hacia la práctica del cultivo del espíritu y de las facultades intelectuales.

Esta última acepción es la que actualmente se mantiene y predomina en el lenguaje cotidiano, y de esta manera, una persona culta es aquella que tiene un gran interés y posee entendimiento en distintas áreas del conocimiento. Decimos entonces que la cultura es el conjunto de todas las formas y expresiones que posee el ser humano, y como tal incluye costumbres, prácticas, normas de comportamiento, sistemas de creencias, etc.

Dice la UNESCO que “…la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos…”.

La cultura del té

Quizás pocas cosas en el mundo puedan aproximarnos tan bien al concepto de cultura como el té, ya que ambos nacen del cultivo de la tierra y culminan en el cultivo del espíritu. Su historia ancestral, sus mitos y leyendas, y la diversidad de personas y naciones que lo han cultivado y consumido en todo el mundo y por miles de años imprimiéndole su encanto son solo algunos de los elementos que siempre tendremos para experimentar, conocer y cultivar acerca del té.

El buen té es un fruto de la tierra, se cultiva con mucho conocimiento y amor para que, al llegar a nosotros, nos adentremos en él y conociéndolo cuidadosamente podamos disfrutarlo y compartirlo con personas y momentos que enriquezcan nuestra alma y cultiven nuestro espíritu.

El Club del Té existe para difundir la cultura del té, ya que el té es cultura desde su mismo origen.

#LaCulturaDelTe

Fuente: “Manual del Sommelier de Té” de Victoria Bisogno y Jane Pettigrew.
Del Nuevo Extremo (2014)

El origen del nombre del té

El origen del Nombre del Té

El té ha ido tomando distintos nombres según los muchos lugares del mundo por donde ha ido pasando:

  • En China se llama chá (茶)
  • En India recibe el nombre de tschaj o chai. .)ياش(
  • En Arabia, shay
  • En Rusia se llama caj o chay (чай)

Un poco de historia

Lu Yu (733-804), en su Libro sagrado del té o Cha Ching, escribió sobre el origen del caracter chino del té, como también de las numerosas palabras usadas para denominarlo. En el primer capítulo, Lu Yu escribió: “Su símbolo: podría venir de la palabra hierba/pasto (chá) o de árbol/madera (tú) o de la combinación de los dos.”

En la provincia de Fujian, China, la palabra té se pronuncia “tay”, que es donde la aprendieron los holandeses quienes la llevaron a Europa, convirtiéndose en:

  • Tay en Irlanda e Inglaterra.
  • Tee en Alemania.
  • Thé en Francia.
  • Té en España.
  • Finalmente, en Inglaterra, la palabra sufre una transformación de Tay aTea.

Cuando los holandeses comerciaban té con la provincia china de Fujian, los portugueses comerciaban con Macao, una región de lengua mandarina y cantonesa, cerca de la isla de Hong Kong. Allí la voz local para el té era cha, y todos los que hablaban mandarín o cantonés usaban esa palabra.

#LaCulturaDelTe

Fuente: “Manual del Sommelier de Té” de Victoria Bisogno y Jane Pettigrew.
Del Nuevo Extremo (2014)

Te esperamos en el Booth 715 de la World Tea Expo

World Tea Expo

La World Tea Expo (Exposición Mundial del Té) es la mayor exposición dedicada exclusivamente al té.

Te esperamos en el Stand 715 de la World Tea Expo

En un solo lugar se congregan productores, distribuidores, escritores, fabricantes de vajilla y todo tipo de productos afines al té. También se desarrolla una serie de conferencias y cursos entre los que se encuentra “Tea Blending: The Alchemy of Tea”, dictado por Victoria Bisogno (presidente y fundadora del Club).

Si quieres acompañarnos en el viaje grupal, puedes venir con nosotros en nuestro World Tea Expo Tour.

Te esperamos en el Stand #715. Pasa a saludarnos!!!

Open chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, Mi nombre es Florencia. ¿En que te puedo ayudar? Dime, por favor, tu mail para ayudarte mejor.