Té con leche, las mejores combinaciones

¿Eres un aficionado del té con leche? ¿Te gustaría saber de que trata esta infusión? El té con leche es la infusión de la Camelia sinensis, con un agregado de leche. Este ingrediente extra que se le aporta permite que el sabor del té sea más suave, dulce y amigable para algunos paladares.

Sin embargo, con el tiempo, la particular tradición inglesa ha ido tomando múltiples formas. ¿Alguna vez te has puesto a pensar en todas las opciones que tienes para preparar esta sabrosa bebida? Existen muchas maneras diferentes. ¿Te animas a probar alguna de ellas?

Té negro con leche

Esta quizás sea la versión más clásica, o más conocida en occidente, de la preparación del té con leche. Ya sabemos que los ingleses son grandes aficionados al té y en particular, son amantes del té con leche. Dado que muchas personas en Inglaterra suelen preparar el té negro con agua hirviendo, obtienen como resultado un té fuerte y amargo que pide que le agreguen un chorrito de leche.

Así es como el té en general y el té con leche en particular tiene diversos momentos del día para ser consumido. Los más famosos en el reino Unido son el “Afternoon tea” y el “Five O’clock tea”.

El Afternoon tea consiste en tomar una infusión de Camellia sinensis durante la tarde con pequeños bocadillos dulces y salados. Esta costumbre se hizo popular gracias a Anna, la duquesa de Bedford, quién entre las largas horas entre el almuerzo y la cena, sentía hambre.

Fue así que pidió que se le adelantara la tetera de luego de cenar, con algo de comida, logrando así poner de moda esta costumbre. Por otro lado, el té de las 5 o “Five O’clock tea” es un servicio de té menos protocolar, que la Reina Victoria logró popularizar, por lo que dicen que durante su reinado, a las “five o’clock” todo el mundo se juntaba a tomar el té como ella.

Té Matcha con leche

Probablemente todos alguna vez hemos probado el té con leche, sin embargo en los últimos años se ha vuelto muy popular el té verde Matcha preparado con leche, también conocido como “Matcha latte”.

El té Matcha es un té verde en polvo que si bien tradicionalmente se prepara batido con agua, también se puede mezclar con leche. Esta es una excelente opción para comenzar tus mañanas, ya que aporta los antioxidantes, vitaminas y toda la energía necesaria para comenzar tu día.

Esta opción súper versátil, te dejará encantado ya que es ideal para tomar caliente en las frías mañanas de invierno o helado en las calurosas tardes de verano. También se puede endulzar con azúcar, Stevia, miel o simplemente tomarlo solo. ¡Depende de tu gusto!

Té verde con leche de avena

Si no consumes lácteos habitualmente pero disfrutas del sabor que ofrece la combinación del té con la leche, entonces, la leche de avena es ideal para ti.

El té verde es una infusión que por sus características sensoriales suele beberse sin ningún tipo de agregados; sin embargo el té verde Matcha es un gran aliado de la leche.

¿Alguna vez se te ha ocurrido tomarlo con leche de avena? Esta es una opción sumamente saludable, no solo por los antioxidantes que el té Matcha le aporta, sino también por los muchos beneficios que la avena le añade a esta preparación. ¡Te aseguro que no extrañarás la leche de origen animal!.

Té Chai con leche

Otra sabrosa opción para preparar té con leche es el famoso Té Chai o Masala Chai. Ésta es una bebida típica de la India, preparada con un té negro con especias como canela, clavo de olor, pimienta, cardamomo, infusionado en agua con leche. Seguramente has oído hablar de él y de las distintas combinaciones que se pueden hacer para beberlo. Cada tea blender tiene su mezcla personal, siempre con el mismo estilo.

Esta delicia, es consumida popularmente en las calles del país asiático, en pequeños cuencos de arcilla llamados “Kulhar”. Tiene la particularidad de ser muy intenso gracias a las especias que lo componen y al té negro que se utiliza como base de la mezcla, pero a su vez, es sumamente amable y agradable al paladar, por las características que la leche le aporta. Ésta lo suaviza y le agrega una textura mucho más sedosa. Entonces, ya sabes, si eres un amante del té con leche, ¡no puedes dejar de probar esta riquísima opción!

Té rojo con leche y té negro con leche ¿Son lo mismo?

Esta es la pregunta que todo amante del té se ha hecho alguna vez y hoy conocerás la respuesta.

Existen algunas confusiones sobre este tema. En la mayoría de los países occidentales llamamos “té negro” a lo que en China se conoce como “té rojo”. Si bien tienen diferente nombre, son el mismo tipo de té, es decir, un té con 100% de nivel de oxidación. Sin embargo, si viajamos al país oriental y pedimos un “té negro”, no nos darán la clásica infusión que todos conocemos, sino que nos ofrecerán un té fermentado conocido como Dark Tea.

Entonces, la respuesta a nuestra pregunta es: ¡Sí! El té rojo y el té negro con leche son lo mismo: un té con un nivel de oxidación del 100% con leche agregada. La diferencia radica en el nombre y cómo es conocido en cada parte del mundo. Es simplemente una etiqueta utilizada para identificar al mismo tipo de té. Sin embargo, no debemos confundirlo con el Dark Tea. Y si algún día viajas a China y quieres tomar la tradicional infusión inglesa ¡No olvides pedirlo como té rojo!

Descubre los tipos de leches vegetales para hacer tu té:

Si no quieres consumir leche de vaca u oveja, existen muchos tipos de leche vegetal que te pueden ayudar a reemplazar la leche animal: leche de arroz, leche de coco, leche de garbanzos, leche de quínoa, leche de avellanas, etc. Por eso hoy compartimos 3 opciones sanas, ricas y que no te harán extrañar para nada la tradicional leche de vaca.

-Té con leche de soja: Esta preparación se puede lograr a partir de soja y agua, y es una opción muy amigable para aquellos que no quieren o no pueden consumir leche de origen animal. Esta bebida de fácil digestión y fuente de proteínas, vitaminas y aminoácidos esenciales, hará de tu té con leche una opción más liviana y saludable.

-Té con leche de almendras: Te has preguntado ¿Cómo se obtiene la leche de almendras? Éste es un preparado que se logra mezclando almendras molidas con agua. Si bien es una bebida con más contenido de azucares que la leche de soja, esta leche vegetal es un excelente proveedor de potasio, calcio, vitaminas y minerales, no contiene lactosa y ayuda a controlar el colesterol malo. ¡Agregar leche de almendras a tu infusión, sin dudas hará que tu té con leche sea una explosión de sabor!

-Té con leche de avena: Esta última es una opción saludable que nos ayuda a prevenir el envejecimiento, fortalece los huesos y los músculos, ayuda a prevenir problemas hormonales como la tiroides, reduce el azúcar en sangre y ayuda a regularizar los intestinos. Podemos obtenerla a partir de la mezcla de avena con agua.

¿Por donde empiezo para preparar mi té con leche?

Lo primero que debes hacer es elegir el tipo de té ideal para la ocasión. ¿Quieres una bebida caliente y reconfortante? ¿Será para compartir entre amigos? ¿O prefieres algo rápido y refrescante para beber de camino al trabajo? Una vez que tengas en mente qué tipo de té preparar ¡puedes empezar!

¿Cómo preparar el té con leche?

Si quieres preparar el clásico té con lecheal estilo inglés, no debes tener miedo, ya que es realmente muy fácil y práctico de hacer. Lo primero que debes tener en cuenta es tener todos los utensilios necesarios: Té negro, leche, agua caliente entre 75º y 90º C., una taza, infusor, termómetro, una cuchara medidora para el té y una cucharita para revolver.

Pasos para hacer un buen té con leche

  1. Para preparar té con leche lo primero que debes hacer es calentar el agua entre 75º y 90º C. Atención: ¡no utilizar agua hirviendo, ya que se pueden quemar las hebras del té y éste sale muy amargo!
  2. Colocar agua hasta la mitad de la taza y dejar que ésta absorba el calor. Luego desechar el agua. De esta forma, cuando coloquemos el agua para el té, no disminuirá la temperatura de la misma. 
  3. Colocar una cucharita de hebras de té negro dentro del infusor y luego lo ponerlo dentro de la taza. Agregar el agua caliente sobre las hebras prestando especial atención a que se humedezcan todas las hojas.
  4. Dejar reposar entre 3 y 4 minutos y retir las hebras.
  5. Por último añadir un poco de leche (a gusto), revolver para que se integre bien y ¡Listo! Si quieres puedes endulzarlo o simplemente tomarlo así. Solo debes agregar la cantidad justa de leche, para darle la cremosidad necesaria el té, sin invadirlo demasiado.

Espero que esta info te resulte interesante. Si tienes preguntas o ideas para compartir, esperamos tus comentarios en nuestras redes sociales en @elclubdelte

¿Te gustó este post? Compártelo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email