Taseomancia: qué es y sus interpretaciones

Qué encontrarás en este artículo:

La taseomancia es una forma de adivinación que ha existido durante siglos. Ha formado parte de la cultura de muchos países como Inglaterra, Irlanda y Escocia. De hecho, es conocido que los celtas practicaban muchas formas de adivinación.

Sin embargo, se dice que la lectura de las hojas de té comenzó hace 2000 años en China. Se popularizó en Europa junto a la llegada del té, el S.XVIII.

¿Qué es la “taseomancia”? 

El nombre “taseomancia” proviene de la mezcla entre la palabra francesa para taza “tasse” y el sufijo griego “-mancia” que significa “adivinación”. También se utilizan las palabras “taseografía” y “taseología”. Estas denominaciones contienen los sufijos griegos “-grafía” y “-logía” que en ambos casos refieren a “campo de estudio”.

Por lo que deducimos que la taseomancia es el estudio de las hojas de té. A menudo se utilizaba con el propósito de leer el pasado, el presente o el futuro.

De que se trata la taseomancia

Historia de la taseomancia

Hace muchos años que los seres humanos buscamos interpretar la realidad mediante la adivinación.

Durante la Edad Media existieron adivinos que interpretaban la cera de las velas, conocido como velomancia. También, se interpretaban otras sustancias como el plomo. Al ser combinado con agua para enfriarse, estos formaban figuras.

Así fue como empezaron a interpretarse las figuras en distintos líquidos. Esto brindó el marco teórico en el que se basó la interpretación de las hojas de té.

Con la llegada del té a Europa en manos de los holandeses, llegó de China esta práctica que ya era bien conocida.

Esta costumbre empezó a insertarse en la nobleza que frecuentemente solicitaban los servicios de los adivinos. Estos eran consultados para hacerles lecturas al rey o a los miembros de la corte.

En países como España, la tradición de la taseomancia la adoptaron los pueblos gitanos.

Fue en este momento cuando empezaron a desarrollarse tazas con símbolos en su interior para ayudar la interpretación. Esta vajilla no está recomendada para principiantes porque puede distraer la lectura.

A pesar de su falta de precisión, durante algún tiempo se consideró un análisis psicológico. Pero la taseomancia también fue considerada un juego de salón.

Hoy, esta práctica también funciona como una forma de meditación para conocer el subconsciente.

Si pensamos en los procesos para hacer la lectura, esto requiere de mucha concentración y atención. Posee la cualidad de funcionar como una meditación activa que puede destrabar pensamientos o ideas.

¿Cómo leer las hojas del té?

Para hacer la lectura se prepara un té sin infusor, con las hojas sueltas. A veces la infusión se descarta, pero usualmente la bebe el consultante. 

Si es diestro beberá con la mano izquierda. Si es zurdo, beberá con la derecha.

Mientras el consultante bebe la taza de té, debe enfocarse en la pregunta que desea responder o la situación sobre la que consulta.

Se debe dejar apenas un sorbo de líquido en el fondo para acomodar las hebras en el borde de la taza. 

Para poder practicar la taseomancia, debemos mover la taza tres veces en el sentido de las agujas del reloj y volcar el restante en un plato o taza. Algunos adivinos, también interpretan los restos del plato de té.

Para entonces, ya deberían haberse formado varias figuras en el interior de la taza. Su posición dentro la misma es importante para su interpretación.

Si la figura está más cerca del borde, se trata de un evento próximo en el tiempo. En cambio, si estuviese más cerca del fondo, significa que es el futuro lejano.

El asa simboliza al consultante, se trata de la “casa”.

Esta práctica requiere de mucha concentración por ambas partes, tanto intérprete como consultante. La persona que haga la lectura debe estar atenta al orden en el que se presentan las figuras.

Mientras más fuerte y obvia sea la presencia de alguna figura, mayor impacto tendrá esta en la vida del consultante.

Taza para practicar taseomancia

Figuras más comunes de la taseomancia

Hay quienes consideran que la taseomancia se debe practicar sin un diccionario de significado. Puesto que el adivino solo debe valerse de su conocimiento e intuición.

Es por esto que la interpretación depende de cada adivino, aunque hay símbolos asociados a significados comunes.

Por ejemplo, las estrellas siempre significan éxito o buena fortuna. Así también lo harán el sol, el trébol, el corazón, la herradura y el triángulo equilátero.

Las lunas tendrán distinto significado dependiendo de su fase. Las lunas llenas significan el alcance de una meta o objetivo. Las lunas decrecientes tienen connotaciones negativas, mientras que las crecientes, positivas. La luna nueva significa un final y un inicio.

Las ruedas, puentes, agua, escaleras, puertas o espirales casi siempre implican movimiento, cambios y ocupaciones. Mientras que las cruces, anclas o nudos significan trabas o apegos.

Ondas, guiones consecutivos y cadenas son interpretados como una serie de eventos. Las flechas indican buenas direcciones cuando apuntan hacia arriba o a la derecha; y malas cuando apuntan hacia abajo o a la izquierda.

Las casas y los cuadrados a menudo significan estabilidad y tranquilidad.

Las tijeras, cuchillos o espadas indican disputas o conflictos.

La manzana significa éxito académico o adquisición de conocimiento. La vela se interpreta como cultura, a veces su significado cambia en función de los símbolos que la acompañen.

Varios pájaros volando significan buenas noticias y el perro significa lealtad, por parte de un amigo o familiar.

En contraparte, un gato significa la deslealtad de alguien cercano y el cuervo significa muerte o malas noticias.

Independientemente de nuestras creencias, la taseomancia agrega un ritual distinto a la práctica del tomar el té. Ya sea para entretener a nuestros invitados, meditar o resolver preguntas.

demotración de taseomancia

¿Te quedaron dudas? Charlemos a través de nuestras redes sociales:

completa el formulario

Para más información

Open chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, Mi nombre es Florencia. ¿En que te puedo ayudar? Dime, por favor, tu mail para ayudarte mejor.