Té en el embarazo: ¿Se puede tomar?

¿Se puede tomar el té en el embarazo? Es una de las preguntas más frecuentes que me suelen hacer. Este período trae un sinfín de dudas y el té, una de las bebidas más consumidas en el mundo, no es ajeno a esto. Te invito a descubrirlo en esta nota.

¿Se puede tomar té en el embarazo?

El té en el embarazo es una de las cuestiones que despierta más curiosidad. Si anteriormente a quedar embarazada te encantaba el té, es muy probable que, ahora, te hayas planteado hasta qué punto se trata de una buena opción y, en caso contrario, qué opciones podrían convertirse en buenos sustitutos. En esta nota buscamos responder algunas de estas dudas.

Lo primero que tenemos que saber es que la cafeína es un producto seguro para el consumo humano. 

La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos lista a la cafeína como un alimento seguro y asegura que, consumida en cantidades moderadas, no es dañina para el cuerpo. El consumo moderado se refiere a una ingesta de hasta 400 mg por día.

Respecto del embarazo, empecemos por lo más importante para aclarar el panorama: la cafeína puede permanecer en el organismo de las mujeres embarazadas por más tiempo de lo usual, por ello las embarazadas deben tener un mayor control en la cantidad de cafeína consumida por día. 

Se sabe que la cafeína es capaz de cruzar la placenta y llegar al bebé en desarrollo.

En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud recomienda moderar el consumo de cafeína durante el embarazo, ya que su ingesta de forma excesiva se relaciona con un aumento de las posibilidades de sufrir abortos involuntarios y con el nacimiento de bebés con menor peso. 

De acuerdo a varias investigaciones, el consumo más de 200 mg de cafeína / teína diarios durante el embarazo está directamente relacionado con la reducción del peso al nacer.

¿Entonces? Las mujeres embarazadas sí pueden consumir té (la infusión de la Camellia sinensis) siempre que sea un consumo moderado (máximo 200 mg de cafeína por día). 

Siempre que hablemos de un consumo moderado y que el médico haya dado su aprobación, las infusiones cotidianas no tienen porqué ser un problema durante el embarazo. 

La clave es controlar la cantidad de té consumido por día y aprender a elegir correctamente qué té tomar: básicamente, mientras menos cafeína se consuma, mejor será para el bebé durante la gestación y la lactancia materna.

Si quieres aprender más a fondo temas de salud como este, te invito a sumarte a nuestro curso de Té y Salud, dictado en conjunto con el Dr. Rafael Danielo.

¿Qué tés se recomiendan durante el embarazo?

Como te decía más arriba, los médicos recomiendan consumir durante el embarazo tés que contengan una inferior cantidad de cafeína (o tés con más cafeína pero en más bajas cantidades). 

Los tés que contienen menos cafeína son: el té verde hojicha, el bancha, los oolongs horneados, el resto de los oolongs en general, seguidos por los tés blancos de hoja (como el Shao Mee y Gong Mei). 

Los tés negros y dark teas suelen tener más cafeína, pero la cantidad por taza depende de factores climáticos, genéticos de la planta, de los procesos de elaboración que atraviesan las hojas y de la forma de preparación del té.

¿Cuánto té puedo tomar estando embarazada?

Sabemos que las hojas de la planta del té tienen entre un 1,4% – 4% de cafeína del peso de la hoja seca, pero la cantidad que bebemos en la infusión es siempre inferior, ya que parte de la cafeína queda en la hoja al preparar la infusión, y esto varía según el tipo de té y su forma de preparación. 

Según la opinión científica de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el té negro contiene unos 22 mg/100 ml, mientras que en el verde baja a 15 mg/100 ml, por lo que una taza de clásica de té (tipo inglesa) que suele contener 150 ml, puede llegar a tener entre 22 y 33 ml de cafeína. 

Si bebes una taza grande tipo mug (de 200 ml) la cantidad de cafeína ingerida según el tipo de té varía entre 30 y 44 ml por taza.

Por lo tanto el té en el embarazo, tomando 3 hasta 4 tazas de té al día, es seguro y te garantiza tu momento de disfrute.

¿Cuánta cafeína tiene el té comparado con el café?

Distintos estudios de laboratorios y hospitales ofrecen resultados variables. En general se cree que una taza de café puede equivaler hasta 5 tazas de té.

Café de filtro …………. 130 mg de cafeína (por taza de 200 ml) 

Té………… 30-44 mg de cafeína (por taza de 200 ml)

Efectos de la infusión de manzanilla durante el embarazo

Las infusiones de manzanilla figuran dentro de las más elegidas durante el embarazo gracias a sus múltiples beneficios: se comprobó que ayuda a reducir la inflamación de las articulaciones, alivia las náuseas, ayuda a la digestión y a facilitar el sueño. Además es fuente de calcio y magnesio. Eso sí, siempre que se beba con moderación -una taza al día o dos como máximo- y con el visto bueno de un médico.

El té verde matcha en el embarazo

El té verde matcha contiene altas cantidades de cafeína (recordemos que el matcha está formados por hojas de té verde molidas, que ingerimos de forma completa cuando lo bebemos). 

Por esto el matcha resulta ser un poco estimulante: un punto que, hacia el final del embarazo, cuando aparecen las dificultades para conciliar el sueño, puede ser un problema. Es por eso que se debería considerar limitar el consumo de este té en el embarazoa un máximo de una taza al día (en total, entre todo el té consumido).

¿Qué tipos de té o infusión no se aconseja durante el embarazo?

Como decíamos, los tés que son particularmente altos en cafeína deben restringirse durante el embarazo o, en todo caso, sustituirse por tés desteinados. Además del té matcha, negro y puerh, también deberías evitar o moderar consumo de el té Chai:un famoso tea blend en base a té negro con especias que contiene un alto nivel de teína, por lo que no deberías tomar más de una o dos tazas por semana.

¿Qué tipos de té o infusión puedo tomar durante el embarazo?

Más allá de lo que comentamos anteriormente, es importante recordar que las infusiones y tés siempre son grandes aliadas a la hora de hidratar el cuerpo con algo más que agua sola. En ese sentido, existe una larga lista de “tés seguros” para este período que proporcionan importantes nutrientes tanto para la madre como para el bebé. Estos son algunos:

  • Infusión de jengibre: es un gran aliado para aliviar las clásicas náuseas. Además, ayuda al proceso de digestión y problemas estomacales. Se pueden tomar una o dos tazas al día.
  • Infusión de hierbabuena: otra buena infusión para aliviar las náuseas y los vómitos comunes en los primeros meses del embarazo. Es ideal para relajar los músculos del estómago y ayudar a calmar el malestar estomacal.
  • Infusión de hojas de diente de león: es rico en potasio y tiene un efecto diurético suave, por lo que se recomienda su consumo al final del embarazo, cuando la retención de líquidos es un problema. 
  • El Rooibos: es de las infusiones más recomendadas en el embarazo ya que no contiene teína/cafeína, contiene calcio, magnesio y muchos antioxidantes. También tiene efectos positivos en la digestión y puede aliviar los cólicos y el reflujo. Lo mejor es que es delicioso tanto frío como caliente.

El té con canela en el embarazo

Esta especia que proviene de la India es popular por su capacidad curativa para aliviar dolores, regular el nivel de azúcar y colesterol, así como por sus efectos antiinflamatorios y antibacterianos. 

Sin embargo, al contener glicirricina, durante el embarazo la canela puede provocar fisuras en la placenta. Además, tiene cumarina, que podría adelantar el parto si se consume en exceso. 

Por otro lado, consumir mucha canela durante el período de alimentación de tu bebé le puede desencadenar hipersensibilidad alérgica.

El consumo de té durante la lactancia

La cafeína también pasa a la leche materna por lo que debe tenerse en cuenta esta condición. Si bebes mucho té en tu período de lactancia, es probable que tu niño se manifieste inquieto, irritable y sin sueño. 

Por eso es importante no solo la cantidad que se consume sino el horario en que se lo hace. El tiempo en el que la cafeína se metaboliza en el cuerpo es de aproximadamente 4 a 6 horas, este tiempo, como ya vimos en el antes, está prolongado en la mujer embarazada.

La cafeína no demostró ser causa de defectos de nacimiento, malformaciones, y se considera segura en el embarazo, en cantidades razonables. En los casos de mujeres con dificultad para quedar embarazadas, se recomienda no consumir cafeína.

Conclusiones sobre el té en el embarazo

Siempre que se consuma de forma moderada (hasta 3/4 tazas por día) el té puede ser consumido por las mujeres embarazadas sin problemas (siempre que no tengas alguna condición médica especial).

Este y muchos otros temas relacionados con la salud los vemos en profundidad en nuestro Curso de Té y Salud. Lo dictamos de forma ONLINE en vivo. Tenemos fechas disponibles!

Aunque espero haber dejado en claro cuáles son los beneficios del té en este período y cuáles son las infusiones que deberías evitar, es importante recordar una vez más la importancia de consumir con mucha moderación y siempre con el consentimiento del médico. 

Durante el embarazo, lo mejor que puedes hacer es resolver todas las dudas que te surjan con tu médico, ya que es importante para tu salud y la del bebé.

¿Te gustó este post? Compártelo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email