Té helado: qué es y cómo prepararlo

Qué encontrarás en este artículo:

¿Qué es el té helado?

El té helado o iced tea en inglés, es el té preparado en infusión caliente (de la forma normal en que siempre preparamos el té) pero servido frío o con hielo, de ahí su nombre de té helado o té frío. Es la forma ideal de beber té en verano y aprovechar sus múltiples beneficios para la salud, aún cuando hace mucho calor.


El té es una infusión que se bebe mayormente caliente, pero va ganando cada vez más adeptos a su forma fría. Esto forma parte de su mística y particular dualidad: el té tiene propiedades relajantes y a su vez estimulantes, que lo hacen ideal para meditar y modifican nuestro humor en función de cómo nos sentimos.

¿Cuántas veces tomamos un té para levantar el ánimo o despertarnos, o para tomar un pequeño descanso y relajarnos? Pero la parte más importante de esta dualidad es la que definimos como la universalidad del té: calienta cuando hace frío y refresca cuando hace calor.

Es por esto que el té se bebe por ejemplo en Rusia en invierno para combatir el frío, de la misma forma que se bebe al mediodía en Marruecos en medio del desierto, pero para contrarrestar el calor.

“Si tienes frío, el té te calentará. Si tienes demasiado calor, el té te refrescará. Si estás deprimido, el té te animará. Si estás agotado, el té te calmará». William Gladstone.

Tipos de té para hacer té frío

¿Cuáles son los tipos de té y variedades que se pueden utilizar para preparar té helado o té frío?

Lo primero que debemos aclarar es que llamamos «té helado» a la infusión de la planta del té (Camellia sinensis) enfriada con distintos métodos.

También existen las infusiones frías (que son riquísimas) pero que son infusiones de otras plantas, por lo que no son té.

Es importante que recuerdes que el té tiene cafeína y el resto de las infusiones suelen no tenerla. La cafeína es buena no solo para mantenerte con la mente alerta y lograr buen foco mental, sino que también tiene un efecto termogénico que ayuda a quemar grasas.

Para elaborar té helado se podría utilizar cualquier tipo de té, aunque algunos son más adecuados para preparar té helado. ¿Por qué? Porque determinados tés dedan deslucidos cuando se preparan en frío.

Yo personalmente elijo determinados tés para hacer té helado y otros los reservo para tomar en caliente.

Te paso mis recomendaciones para hacer té helado:

  • Té negro Assam
  • Té negro Ceylon
  • Té negro Argentino
  • Té verde Sencha
  • Té verde Lung Ching
  • Té verde Maofeng
  • Té verde Hojicha
  • Té blanco Pai Mutan
  • Té blanco Shao Mee

Diferentes formas de preparar té helado

Existen diferentes formas de preparar el té helado: con y sin hielo. Si decidimos utilizar hielo, debemos calcular una mayor cantidad de hebras de té (aproximadamente el doble) para preparar la infusión en caliente más concentrada y luego agregar el hielo. De esta forma, evitamos que se diluya su sabor cuando se derrite el hielo. Esta manera de preparación se denomina té helado.

Si en cambio decidimos no incorporar el hielo, debemos infusionar el té de la forma habitual (con la cantidad normal de hebras para la proporción de agua utilizada) y llevar el licor a la heladera hasta que esté frío. Generalmente, cuando no usamos hielo, llamamos a esta bebida té frío.

Video: ¿Cómo preparar té helado?

Qué es la infusión en frío

También existe lo que llamamos la infusión en frío. A diferencia del té helado, consiste en preparar el té utilizando agua fría. Esto quiere decir que nunca ponemos las hebras del té en contacto con el agua caliente, sino que las dejamos reposar – por mucho más tiempo – en agua natural o fría.

Como el agua fría extrae los compuestos solubles del té más lentamente, debemos dejar infusionando las hebras durante por lo menos dos horas, y hasta ocho horas en algunos casos. Este tipo de infusión genera licores más dulces y menos astringentes.

Ingredientes para usar en el té helado

El té helado se prepara a partir de las hojas y brotes del té, pero también se le pueden agregar diferentes ingredientes para hacerlo aún más sabroso.

Los ingredientes más fáciles de mezclar (y que queden ricos) en un té helado son los cítricos. estas frutas ácidas como la naranja, el limón, la lima, el pomelo, la mandarina, etc aportan frescura al té helado además de agregarle un delicioso sabor.

Muchos tés quedan ricos mezclados con cítricos. Te recomiendo probar el té negro con cítricos de color naranja (como la mandarina y la naranja) y el té verde con cítricos amarillos (como el limón y la lima).

Adicionalmente podés probar con otros ingredientes, como salsas y jugos de frutas tropicales que siempre quedan bien!!!

También el té con leche queda riquísimo frío. En este caso te recomiendo enfriar el té y agregar leche fría.

Un ejemplo muy consumido en Taiwán y China es el bubble tea: el té frío con leche y bolitas de tapioca…. riquísimo!

¿Se debe endulzar el té frío?

No es necesario agregar azúcar al té helado. Si lo preparás correctamente, no debería quedarte amargo. Sin embargo, algunos tés fríos resultan algo ásperos y astringentes (sobre todo para los niños), por lo que vale agregarle ingredientes para endulzarlo.

Existen diferentes opciones para endulzar el té helado. Podés usar la clásica azúcar, o reemplazarla por edulcorantes. ¡La miel agrega sabor además de dejar tu té helado súper dulce!

Me gustaría destacar el uso de la stevia (que se puede encontrar en hojas sueltas o en su formato líquido) que es un endulzante de origen natural que no agrega calorías y tampoco genera el sabor metálico que algunos edulcorantes sintéticos provocan.

Atención: ¡recordá que cuando hacemos una cata, no debemos agregar edulcorantes! Peor cuando se trata simplemente de disfrutar vale endulzar tu té frío con lo que más gustes.

Recetas de té helado

Aquí te comparto tres combinaciones para que te animes a preparar té helado, puedes optar por agregarle hielo o no, pero recuerda infusionar el té en cada caso de la forma indicada más arriba:

1- Té negro con rodajas de naranja y clavo de olor.
2- Té negro con hibiscus y frutos rojos.
3- Té verde con rodajas de piña (ananá) y pepino.
4- Té verde con finas rodajas de limón y jengibre.
5- Té verde con rodajas de lima y uvas blancas.

Algunos ingredientes como especias o hierbas aromáticas (menta, romero, manzanilla, boldo, etc) son muy buenos acompañantes del té helado, ya que le aportan frescura y un sabor particular.

Historia del té helado

El té helado o iced tea surgió de la mano de los norteamericanos, más precisamente gracias al señor Richard Blechynden. Era un día de mucho calor en la Feria Mundial de 1904 en Saint Louis y las personas presentes en la exposición se inclinada por los refrescos más que por las bebidas calientes.

Blechynden no conseguía vender el té que esperaba, por lo que se animó a agregarle hielo al té ya preparado, que de a poco se iba enfriando.

De esta manera logró que la gente se animara a probar su té, y finalmente la bebida tuvo tanto éxito que impuso la moda en adelante. Hoy, el té helado se consume en grandes cantidades en los Estados Unidos (aproximadamente el 80% del consumo total de té) y en otros países del mundo.

Si quieres aprender más sobre éste y otros temas de la historia del té, te invitamos a realizar nuestro curso de Sommelier de Té.

Victoria Bisogno

#LaCulturaDelTe

¿Te gustó este post? Compártelo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email
completa el formulario

Para más información

victoria-bisogno-transparente-1.png

¡Hola! Te invito a mi Masterclass de Matcha en videos. No te la pierdas!