La antigua ruta del té: qué es? Montañas de té, fábricas y más.

Fábrica de té en Yiwu - LA RUTA DEL TE - El Club del Te
Podría escribir un libro entero sobre mi último viaje a la antigua ruta del té en Yunnan, China. En estas pocas líneas voy a tratar de compartir algunas de las experiencias riquísimas que recordaré para toda la vida. ¿Me acompañas?

La antigua ruta del té: qué es?

La antigua ruta del té era un camino que unía la ciudad de Puerh (en Yunnan, China), con diferentes destinos comerciales, a donde el principal producto de intercambio era el té.

Muchos historiadores afirman que durante la dinastía Tang (618-907 d.C.) el té comenzó a transportarse desde la provincia de Yunnan hasta Beijing y Lhasa (Tíbet), dando origen a la llamada “antigua ruta del té”. Pero hubo muchas otras rutas para el comercio del té que, en algunos tramos, coincidían con la ruta de la seda y de la porcelana.

El recorrido comercial más importante iniciaba en Yunnan (provincia de China): partía de Puerh, conocido por la comercialización de los dark teas añejados, y luego se dirigía al norte pasando por Dali, Lijiang, Zhongdian y Deqin. En este punto entraba al Tíbet y atravesaba los pueblos de Mangkang, Zuogong, Bangda, Changdu, Luolongzong y Gongbujiangda, hasta llegar finalmente a Lhasa, su capital. Desde aquí giraba en dirección al Sur, hacia Gyantse, Pali y Yadong. Finalmente cruzaba a Nepal y posteriormente la India.

Otra ruta, se iniciaba en Ya’an, ciudad de la provincia China de Si- chuan, y continuaba a través de Luding, Dangding, Batang y Changdu hasta Lhasa, capital de Tíbet, donde luego se unía con las caravanas procedentes de Yunnan.

Qué té se comercializaba en la antigua ruta del té?

El té que se comercializaba a través de la antigua ruta del té era el Dark Tea, que es un tipo de té fermentado. El más famoso de estos tés es el puerh, ya que es el nombre del pueblo a donde se concentraba la mercadería que luego sería enviada a los diferentes destinos de la antigua ruta del té.

Mi experiencia en la antigua ruta del té

Como amante del té, creo que pisar parte de los caminos recorridos por los porteadores de la antigua ruta del té fue una de las experiencias más emocionantes de mi vida. Fue un viaje lleno de cultura, historia y nuevos amigos.

Llegar a Xishuangbanna, la prefectura dentro de la provincia de Yunnan que concentra la mayor producción de Puerh, fue toda una travesía. Desde Buenos Aires tomé un vuelo directo a Madrid, desde donde, haciendo una escala en Paris, llegué a Shanghai. En Shanghai me encontré con mi alumna y amiga Bing, quién haría de traductora personal durante todo el camino. De Shanghai partimos hacia Yunnan, haciendo una escala en Kunming, la capital de la provincia, para luego volar al aeropuerto más cercano de Menghai. En fin, un viaje interminable que me dejó con varios días de jet lag, pero con una energía muy especial, sabiendo el suelo que estaba pisando.

Museo de la antigua ruta del té

La primera visita fue al museo de la antigua ruta del té, también conocida como la antigua ruta del té y los caballos, enmarcado en un enorme predio al aire libre a donde, además de plantaciones experimentales de té, hay recuerdos de la ruta como pequeñas fábricas de té, los materiales y maquinarias que se usaban antaño para elaborar el té puerh, estatuas y monumentos conmemorativos, como este enorme mapa de la antigua ruta del té.

Lo más lindo de ese lugar fue poder pisar las piedras originales que fueron parte del camino. Un mojón marcaba la importancia del el sitio y pequeños arcos indicaban la entrada a la ciudad.

Montañas antiguas y modernas en la antigua ruta del té

Al día siguiente comencé a recorrer junto a mi anfitrión, el señor Li, distintas montañas productoras de puerh, el mismo puerh que antaño era transportado a través de la antigua ruta del té. La primera para da fue la montaña Bulang, a donde hay un bosque de árboles de té de más de 800 años de edad, y tuve la suerte de conocer al señor Liu, productor de té de altísima calidad. Recorrimos sus plantaciones y luego, su fábrica, a donde nos deleitó con una exquisita ceremonia de té con hebras recién elaboradas.

Otro día recorrimos la montaña Yiwu, una de las 6 montañas antiguas de producción de té puerh, y una de las más famosas por la calidad de su té y porque era el té preferido del emperador Qianlong. Es un pueblito que parece haber quedado congelado en la historia. Allí se conservan fábricas de té que enviaban su producto a los destinos de la antigua ruta.

También visitamos otras montañas productoras de té, a donde pudimos ver plantaciones cultivadas por el hombre así como bosques nativos de árboles jóvenes y antiguos, de cultivo orgánico, como los de la montaña Mengson.

7 - LA RUTA DEL TE Montaña Yiwu Puerh

Fábricas de té de la antigua ruta del té en Yunnan

En toda la provincia de Yunnan se pueden encontrar plantaciones y fábricas de té fermentado, pero la mayor producción se concentra en la prefectura de Xishuangbanna, al sur de la provincia. Particularmente en Menghai se encuentran grandes fábricas de puerh cocido y de té comprimido. En la antigua ruta del té, los productos eran transportados de forma compactada, para poder llevar grandes cantidades de té en poco espacio. Así es como en las fábricas al té le dan distintas formas: discos (bing chá), ladrillos (Zhuānchá), o nidos (Túochá), entre otras muchas formas.

En los mercados se ven “pirámides” de té comprimido, que a veces superan la altura de una persona!

Bueno, podría continuar escribiendo por horas. Por el momento les dejo este video de aquí abajo para compartir una pizquita de mi experiencia en la antigua ruta del té, y los espero en el próximo curso de Sommelier de Té y en nuestras catas para compartir más historias y degustaciones de tés comprimidos.

La Antigua Ruta del Té

#LaCulturaDelTe

Gyokuro

Vamos a hablar de uno de los tés más caros de Japón: el Gyokuro. Se trata de un té verde de alta gama, elaborado con muchos cuidados para desarrollar un intenso sabor, cuerpo y textura. ¡Vamos a descubrirlo!

Perfil Sensorial

Este particular té japonés destaca porque, 21 días antes de la cosecha, las plantaciones son cubiertas con medias sombras, generando una mayor concentración de clorofila y L-theanina en las hojas, que resultan en un té de sabor mucho más dulce y refinado. Su licor es untuoso, de gran cuerpo, textura gruesa y aterciopelada con gusto principalmente a umami. En el ataque encontramos notas a algas marinas con un medio de vegetales crudos y cocidos como espinacas hervidas y coliflor, presentando luego, notas a limas, con final persistente y astringente.

Recomendación:

Bébelo caliente de la forma tradicional o si lo prefieres, frío y con hielo, ya verás lo refrescante que puede llegar a ser para esos días de intenso calor en el verano. También puedes usarlo en coctelería, macerado con alguna bebida blanca, asombrarás a tus invitados con tragos originales!

Maridaje:

Como muchos tés verdes japoneses, el Gyokuro es ideal para beber, maridando con pescados, comidas fritas y dulces.

Te invitamos a conocer más en la cata de té japonés

Cómo preparar té frío o té helado

¿Qué es el Té helado?

El té helado o iced tea en inglés, es el té preparado en infusión caliente (de la forma normal en que siempre preparamos el té) pero servido frío o con hielo, de ahí su nombre de té helado o té frío. Es la forma ideal de beber té en verano y aprovechar sus múltiples beneficios para la salud, aún cuando hace mucho calor.


El té es una infusión que se bebe mayormente caliente, pero va ganando cada vez más adeptos a su forma fría. Esto forma parte de su mística y particular dualidad: el té tiene propiedades relajantes y a su vez estimulantes, que lo hacen ideal para meditar y modifican nuestro humor en función de cómo nos sentimos.

¿Cuántas veces tomamos un té para levantar el ánimo o despertarnos, o para tomar un pequeño descanso y relajarnos? Pero la parte más importante de esta dualidad es la que definimos como la universalidad del té: calienta cuando hace frío y refresca cuando hace calor.

Es por esto que el té se bebe por ejemplo en Rusia en invierno para combatir el frío, de la misma forma que se bebe al mediodía en Marruecos en medio del desierto, pero para contrarrestar el calor.

“Si tienes frío, el té te calentará. Si tienes demasiado calor, el té te refrescará. Si estás deprimido, el té te animará. Si estás agotado, el té te calmará». William Gladstone.

Diferentes formas de preparar Té Helado

Existen diferentes formas de preparar el té helado: con y sin hielo. Si decidimos utilizar hielo, debemos calcular una mayor cantidad de hebras de té (aproximadamente el doble) para preparar la infusión en caliente más concentrada y luego agregar el hielo. De esta forma, evitamos que se diluya su sabor cuando se derrite el hielo. Esta manera de preparación se denomina té helado.

Si en cambio decidimos no incorporar el hielo, debemos infusionar el té (link a nota sobre cómo preparar el té) de la forma habitual (con la cantidad normal de hebras para la proporción de agua utilizada) y llevar el licor a la heladera hasta que esté frío. Generalmente, cuando no usamos hielo, llamamos a esta bebida té frío.

También existe lo que llamamos la infusión en frío. A diferencia del té helado, consiste en preparar el té utilizando agua fría. Esto quiere decir que nunca ponemos las hebras del té en contacto con el agua caliente, sino que las dejamos reposar – por mucho más tiempo – en agua natural o fría.

Como el agua fría extrae los compuestos solubles del té más lentamente, debemos dejar infusionando las hebras durante por lo menos dos horas, y hasta ocho horas en algunos casos. Este tipo de infusión genera licores más dulces y menos astringentes.

Recetas de Té Helado

Aquí te compartimos tres combinaciones para que te animes a preparar té helado, puedes optar por agregarle hielo o no, pero recuerda infusionar el té en cada caso de la forma indicada más arriba.

1- Té verde con rodajas de piña (ananá) y pepino.
2- Té negro con rodajas de naranja y clavo de olor.
3- Té verde con finas rodajas de limón y jengibre.

Las frutas y algunos ingredientes como especias o hierbas aromáticas son muy buenos acompañantes del té helado, ya que le aportan frescura y un sabor particular.

Historia sobre el Té Helado

El té helado o iced tea surgió de la mano de los norteamericanos, más precisamente gracias al señor Richard Blechynden. Era un día de mucho calor en la Feria Mundial de 1904 en Saint Louis y las personas presentes en la exposición se inclinada por los refrescos más que por las bebidas calientes.

Blechynden no conseguía vender el té que esperaba, por lo que se animó a agregarle hielo al té ya preparado, que de a poco se iba enfriando.

De esta manera logró que la gente se animara a probar su té, y finalmente la bebida tuvo tanto éxito que impuso la moda en adelante. Hoy, el té helado se consume en grandes cantidades en los Estados Unidos (aproximadamente el 80% del consumo total de té) y en otros países del mundo.

Si quieres aprender más sobre éste y otros temas de la historia del té, te invitamos a realizar nuestro curso de Sommelier de Té.

Video: ¿Cómo preparar Té Helado?

Oolong de Jade

Este maravilloso Oolong de Jade se produce a través de un laborioso proceso que logra desarrollar un sabor capaz de enamorar a cualquiera que lo pruebe. Te animas a descubrirlo?

Perfil sensorial

Definitivamente, quien prueba el oolong de jade por primera vez se enamora al instante. Este té de cuerpo liviano pero untuoso en boca posee un claro ataque floral seguido de frutas tropicales frescas como papaya y mango. Sobre el final, podemos identificar notas lácteas como manteca o leche. ¡Una exquisitez para el paladar! Te invitamos a descubrir más sobre esté en la cata de té oolong.

Recomendación:

Por su amplio abanico de aromas y sabores, recomendamos beber este té sin agregados. A media mañana, media tarde, antes de cenar o antes de acostarte. Verás que podrás apreciarlo en su máxima forma.

Maridaje:

Es recomendable probarlo sin maridaje alguno para captar la gran variedad de notas que ofrece esta variedad. Si quieres armonizarlo con algo rico, puedes servirlo con una pastelería básica (sin demasiada materia grasa) y frutas secas. La buena noticia es que el Oolong de Jade es uno de esos tés que puedes beber durante todo el día, ya que soporta unas 6 infusiones o más. ¿Qué esperas para probarlo?…

#LaCulturaDelTe